Advertisement

¿Hacer deporte mata?

1

Recientemente la OMS anunciaba que el consumo excesivo de carne roja y carne procesada se asociaba con una mayor incidencia de varios tipos de cáncer, como el del colon o el rectal y se convirtió en tema principal de nuestras conversaciones.

En menos de una semana, un triatleta de élite, Laurent Vidal (5º clasificado en los JJ.OO Olímpicos de 2012) y un deportista popular participante en la mítica prueba Behobia – San Sebastian, fallecían por sendos problemas cardiorrespiratorios .

Cada vez que una noticia de este tipo asalta los diarios y los informativos surgen las especulaciones, las redes sociales arden y muchos ‘deportistas’ aprovechan, como si de madres con sus hijos se tratara, para abroncar y poner el grito en el cielo ante las barbaridades que esos populares practicantes cometen.

Se pide que las organizaciones de eventos deportivos limiten la participación en sus pruebas implementando tiempos de corte, que demanden controles médicos a todos los participantes, en definitiva que vigilen a sus clientes como si esto fuera a acabar con los problemas en las competiciones. Restringir, prohibir o impedir  de salida no me parece que es el enfoque que tenemos que darle a esta cuestión.

Es el momento de reivindicar el sentido común. Ese que te dice que no debes correr una carrera de 20km si nunca has pasado de 10km en tus entrenamientos, ese que te dice que no debes completar un triatlón de media distancia sin pasar antes por varios de distancia olímpica o ese tan común que te dice que para aprobar tienes que estudiar. En esta nueva moda de completar retos, retos que nos hacen sentir vivos, acortar plazos no es de sentido común. Y disfrutar del camino hará que nuestros desafíos tengan más sentido.

Aun así, los accidentes ocurren. Y estos accidentes no tienen por qué tener un origen en un mal hábito o en  una aventura deportiva mal planificada. Deportistas de élite como Vidal, Jarque o Puerta y otros cientos de deportistas desconocidos han sufrido lo que se conoce por muerte súbita. El corazón, un gran desconocido todavía para la medicina como afirman centros como el CNS, se para  de forma inesperada. Y se puede parar mientras corremos, mientras dormimos o mientras tomamos un café. Algo que parece que nunca nos puede  a pasar a nosotros, algo impensable en personas sanas y con buenos hábitos de vida, algo absurdo pero que sucede.

Seguro que hacerse una prueba de esfuerzo anual o un electrocardiograma  no evita el riesgo al 100%. Seguro que no son suficientes para detectar personas en riesgo de sufrir un episodio de muerte súbita, pero parece de sentido común que si eres capaz de gastar en la inscripción de  una carrera o comprarte un neopreno de más de 300€, también parece lógico ‘gastar’ en utilizar todas las posibilidades a nuestro alcance para escanear y revisar nuestro cuerpo.

No me gustan las alarmas pero así como la OMS consiguió que valorásemos más nuestra dieta mediterránea, espero que por lo menos todas las conclusiones sobre los últimos sucesos deportivos nos hagan poner el foco sobre lo verdaderamente importante. Sentido común.

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Andres Novo

Responsable de marketing y organización de eventos deportivos.