Advertisement

El triatlón no se inició con la World Triathlon Corporation ni terminará con Wanda Group

0

La noticia de la a compra de Word Triathlon Corporation (WTC) por  Wanda Group por un valor de 650 millones de dolares han dado mucho que hablar en las RR.SS.

WTC es una empresa que busca su beneficio, pero no nació con esa finalidad, sino que fue creciendo poco a poco. El Ironman de Hawaii nació en 1978 con una organización precaria y creció exponencialmente hasta que en 1981 su organizador original, John Collins, dejo el archipiellago y confió la organización a Valerie Silk. Si ahora se habla de perdida de esencia, cabe recordar que el Ironman de Hawaii se celebraba en sus origenes en otra isla (Oahu) y otro mes (febrero), porque esas circunstancias espacio temporales impedía al evento crecer en numero de participantes.

En 1985 Valery Siik funda Hawaii Triatlon Corporation y vende la marca en 1990 a James Gills por 3 millones de dolares, que la transforma en World Triathlon Corporation y comienza a dar forma al sistema de franquicias en la que se ha convertido hace ya tiempo Ironman. Eso quiere decir que no es WTC quien organiza todas las pruebas Ironman en Europa como es el caso de Lanzarote (por citar una prueba de distancia 3.8-180-42 “con la IM” que se muy conocida en España, además de otras empresas que pagan un canon variable por utilizar la imagen de Ironman).
Respecto a otras franquicias conocidas por todos (sobre todo establecimientos de comida rápida), los estandares de organización que impone WTC no son homogeneos y cada carrera es muy diferente de las otras del resto del mundo.

El trabajo de fidelización de marca que ha hecho WTC es muy alto, y eso lo demuestra el hecho de que personas que no quieren optar a clasificarse para Kona anteponen las pruebas WTC a otros eventos de similar calidad y menor precio.

Ahora WTC da un paso adelante y obviamente los nuevos propietarrios querran obtener un beneficio de esa inversion.

Muchos triatletas critican la perdida de esencia de Ironman; su principal seña de identidad eran las salidas masivas y practicamente se ha perdido. De las salidas masivas se pasó a las salidas por oleadas y en los dos ultimos años crecen las “rolling start”, pruebas en las que cada triatleta activa su chip cuando pasa por el arco de meta en el momento en que lo decida.

Los profesionales y los GG.EE competitivos (por competitivo entiendo  cualquier deportista que luche además de contra si mismo contra otros rivales, bien sea por un puesto en la general o por una plaza en Kona). Cada vez se oye más: “a mi me gusta competir contra mi mismo”, pero esa aseveración es un oximoron, ya que competir implica reglas y rivales por definición. Luchas contra uno mismo puede ser tan duro como uno se poponga, pero no es COMPETIR. Entiendo que esta frase malentendida pueda suponer un agravio para algunos de los que estaís leyendo estas lineas, pero nada más lejos de mi intención; respeto al máximo la forma de afrontar el reto individual de cada triatleta.

Estos profesionales y GG.EE “competitivos” suponian una masa superior al 75% de todos los Finishers en los años 90, pero el triatlón ha crecido en masa social y dónde antes era facil sacar un perfil medio, ahora es imposible, ya que hay muchisimos perfiles representados.

No vamos a descubrir en estas lineas cómo funciona el capitalismo, pero si alguien tiene culpa de la “perdida de la esencia de IM” no es WTC o Wanda, sino todos los triatletas que desde 1978 hemos ido acudiendo a la llamda de la épica del Ironman, en Estados Unidos desde la entrada a gatas de Julie Moss en 1981 y en España influidos muchos por los articulos de Bicisport de los pioneros en Kona; Jabier Berasategui, Dina Bilbao, Antonio Alix, Txiki Plazas, Martin Olalde, Ramon Ricoy y muchos otros.

Os recomiendo (no a los cinefilos) la pelicula Chasing Mavericks, en la cual se relata como una ola gigante casi desconocida y guardado su secreto con celo por sus locales se puso de modo y se masificó.

El triatlón ha cambiado mucho en los 25 años que llevo practicándolo, pero me niego a admitir la perdida de la esencia cuando los más viejos veiamos a mediados de los 90 como el triatlon agonizaba en España con lamentables organizaciones, pruebas emblematicas como el Duatlon de la Castellana con menos de 60 corredores, fines de semana sin ninguna opción para competir y poca oferta profesional. Hoy tenemos en nuestro pais un IM con salida masiva, uno con Rolling Start, uno con oleadas, Ironcat con limitación de participantes, pruebas SERTRI o Garmin con 2000 triatletas en oleadas de minuto en minuto, organizadores como Palmaces o A300watios que limitan su posible beneficio para asegurar una prueba viable, organizadores con animo de lucro y pruebas como Fuente Alamo, pruebas escondidas con muchisimo cariño como Ribadesella y franquicias que solo van al beneficio.

La esencia es lo que llevais dentro. Escoged la prueba a la que os apuntaís conociendo vuestra “esencia” y la de esa competición.

IRONMAN ha tomado un camino que nadie sabe a dónde llevara, pero el triatlón no se inició con World Triathlon Corporation  ni terminará con Wanda Group…

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Jaime Luarca

ha participado en 18 Ironman, de los que 4 han sido en Kona, 7 han sido clasificatorios WTC y 6 pruebas sin marca o Challenge, de entre 40 y 5000 finishers.