Cómo limpiar nuestro preciado uniforme de ciclista

0

En este artículo nuestros compañeros de ropa-ciclismo nos enseñan cuál es la mejor manera de lavar nuestra preciada ropa para que así dure más y sea más agradable de llevar.

Las modernas prendas deportivas usadas para la ropa de ciclismo están confeccionadas en Lycra® y CoolMax®, lo que las hace muy convenientes para sacar el sudor y la transpiración desde el interior donde esta la piel hasta la superficie de la ropa de ciclismo. Es el propio flujo de aíre el que se encarga de evacuarlo, además de evacuar el exceso de calor.

Lavado del culotte

Las fibras textiles basadas en elastanos, son muy sensibles a la sal (cloruro sódico) que deja el sudor y a las radiaciones solares (ultravioletas). La sal ataca las fibras hasta descolorarlas y altera su estructura. Produce que las fibras se laxen y pierdan totalmente su elasticidad, haciendo la prenda inservible.

El sol decolora cualquier estampado (sublimación) y a la larga también ataca a la prenda. Evidentemente, no podemos evitar que le de el sol mientras pedaleamos, pero sí durante el resto del tiempo.

Así pues, es fundamental que una vez que hayamos hecho nuestra sesión de ejercicio, enjuagarlas en agua clara para eliminar la sal, igual que haríamos con nuestro bañador tras un plácido baño y el mar (en caso de que no deseemos lavarlas). El modo correcto de lavar este tipo de prendas es a mano y en frío (no más de 30ºC) con un jabón neutro (libre de cloro). Una vez que esté bien enjuagado y escurrido dejaremos secar a la sombra y con la parte interna del culotte revuelta para fuera. Esto hará que seque más rápido la badana, pero en caso de que pueda recibir luz solar directa, corremos el peligro de estropear la propia badana y las dos tiras de silicona que evitan que el borde de las piernas se deslice. Si el tiempo de secado no es un problema secaremos normalmente por el lado exterior.

Secar siempre a la sombra, no usar nunca suavizantes, evitar el secado con radiadores, convectores o cualquier otra fuente de calor intensa. Toda esta familia de fibras textiles se caracterizan por su rápido secado, así que no hay ninguna razón para querer acelerar el mismo con el uso de secadoras o cualquier otra fuente de calor.

De este modo nuestro culotte tendrá una vida larga y nosotros disfrutaremos mucho más con su uso.

Lavado del maillot

En el caso del maillot las precauciones y las normas a seguir son las mismas. Al no llevar badana, el tiempo de secado es el mismo independientemente del lado que usemos para el secado. Yo prefiero darle la vuelta para evitar la decoloración de las inserciones por luz solar.

Lavado de ropa interior y calcetines

En el caso de los calcetines y camisetas interiores térmicos, existe un problema de olor tras el lavado. Aún después del lavado suelen guardar hongos y bacterias productoras de dicho olor.

El truco para eliminar cualquier resto de ellas es sumergir completamente la ropa de ciclismo en agua con un poco de bicarbonato durante seis horas. El bicarbonato sódico se puede conseguir en supermercados o ferreterías. La concentración correcta es de 10g. por litro de agua. A continuación escurrir, enjuagar y lavar normalmente. Secar guardando las mismas precauciones que las indicadas para el resto de prendas. Redundo y reitero que no uses detergentes clorados (lejía).

No compres el bicarbonato en la farmacia a no ser que el dinero no sea un problema para ti. Te costará 10 veces más y es el mismo que el que puedes conseguir en los comercios indicados.

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Proyecto informativo y formativo del diario SPORT realizado por y para el triatleta popular. Especial atención al triatlón, swim, ciclismo y travesías