Los 10 pecados capitales en las transiciones

0

Las transiciones son consideradas como la cuarta disciplina del triatlón y es dónde se puede perder la competición si se suceden ciertos errores. Son minutos o segundos muy preciados, sobre todo cuando la prueba es corta.

Como decimos, aunque las transiciones sean sólo una porción del tiempo final de la carrera, pueden jugar una mala pasada y hacer perder esas posiciones tan deseadas. En pruebas con varios centenares o miles de participantes, la situación se puede agraviar tanto en la T1 como en la T2, puesto que las entradas y salidas con las bicicletas son masificadas. Éstos son los diez errores más comunes:

1: Entrar demasiado material:

Uno quiere ir preparado y tener todo el material necesario en el box para ir preparado durante la carrera, pero llevarse hasta allí más material de lo necesario o demasiada ropa, va a complicar tu transición. Muy a menudo hay poco espacio entre las bicicletas una vez colocadas en el box, cosa que hay que planificar, así como también tener en cuenta el pronóstico del tiempo y escoger el material en función de ello.

2: No memorizar el recorrido de la transición:

Es un clásico. Es aquella escena tan odiada… Sales del agua tras un buen parcial, te sacas el neopreno sin dificultad y te colocas el casco y coges la bici sin problemas. Es ahí dónde y cuándo no sabes hacia dónde tienes que dirigirte, hacia qué dirección o pasillo.

La frecuencia cardíaca se dispara por los nervios… Se vive una escena que se podría solventar simplemente con varios minutos de planificación antes de empezar. Como, por ejemplo, consultar los mapas y documentos de la organización previamente y comprobarlo el día antes u horas antes. 

3: No practicar las transiciones antes de la competición:

Puede que no aumente las endorfinas como pasa en la natación, en el ciclismo o en la carrera a pie, pero la práctica de las transiciones es muy importante. No se necesitan grandes espacios para entrenarlas y nos aportarán grandes beneficios en competición.

4: Colocar el material en el orden equivocado:

Éste es uno de los pecados capitales de todo triatleta, tanto de los principiantes como de los veteranos. Colocar tu kit o gadgets en el orden en que se van a utilizar y no dejarlo todo desparramado en el suelo. El casco, por ejemplo, es recomendable colocarlo arriba del todo, para que sea lo primero que nos pongamos tras quitarnos el neopreno. Se puede dejar en el manillar, encima de la cinta con el dorsal, que colocaremos entre las dos manetas de los frenos.

5: Dejar caer el neopreno sin cuidado:

Si bien puede que no reciba una penalización de tiempo como sí pasa en las carreras ITU, no guardar el traje perfectamente provoca un sinfín de problemas. En primer lugar, cuando se regresa del parcial de ciclismo y se entra en la T2, ya que se va a acumular la bicicleta y vamos a tener que hacer el cambio de zapatos en ese reducido espacio. En segundo lugar, podemos provocar molestias a los triatletas contiguos a nuestro box e, incluso, podemos provocar enfados.

6: No ser capaz de encontrar la bici:

Al salir del agua es probable que la cabeza dé vueltas debido al movimiento del mar. Hasta ahí correcto. Si sucede eso, la T1 puede convertirse en un claro enemigo contra el reloj. Por ello, antes de empezar la carrera se recomienda tomar un punto de referencia desde el box para buscar y localizar fácilmente su bicicleta. Este sencillo detalle puede ayudarnos mucho a llegar a tiempo.

7: Respeta el reglamento

Mientras que la mayoría de los participantes compite a modo de diversión, es importante respetar las reglas. En bici, siempre se debe llevar el casco puesto y atado cuando desde la t1 hasta la vuelta a la t2, incluido por dentro del box. En ese momento de la prueba se debe prestar especial atención a las líneas de subida y bajada de la bici: no se puede subir antes de pisarla y no se debe bajar de la bici sin pisar la línea de vuelta.

8: Intentar subir a la bici de un salto sin haberlo practicado

En cada competición se ven muchos triatletas, sobre todo, los más experimentados, que inician el tramo ciclista subiéndose a la bici de un salto, con los zapatos anclados en los pedales. Y lo hacen sin esfuerzo ni dificultad aparente. Eso se consigue con la práctica. Si antes de la prueba no se ha practicado no se recomienda en absoluto probarlo ese mismo día: se pueden provocar caídas, esperas a los demás…

www.eltriatlonista.wordpress.com

www.eltriatlonista.wordpress.com

9: Entrar y salir de la zona de transición

Así como sucede en la t1 al coger la bici, de vuelta del recorrido ciclista y, una vez dentro del área de transición, se debe ir andando/trotando y con la bici al lado. Ésta se debe coger por el sillín y de este modo la podemos guiar mientras corremos hacia el box. Una vez en el sitio, se colocará la bici en las estructuras metálicas, enganchando el sillín y con el manillar de cara a nosotros. No saldremos de la t2 sin antes ponernos las zapatillas y otros gadgets necesarios, como las gafas de sol o geles energéticos.

10: No dejarlo para el final

Por último, no entrar en la zona de transición en el último momento. Si se viene de otro deporte, puede que sorprendan las exigencias logísticas del triatlón; pero es parte del juego. Llegar con el tiempo justo para empezar la carrera no sólo eleva las posibilidades de cometer un error u olvidar algo, sino también aumenta el estrés y los nervios. Es mejor equivocarse teniendo tiempo y siendo precavidos. Es mejor tener que esperar para el inicio que no tener que apresurarse ya que cierran la transición.

Foto: www.jorgesanmartinez.wordpress.com

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Laura Jimenez

Pineda de Mar, 1992. Graduada en Periodismo por la UAB y alumna Máster en Medios, Comunicación y Cultura, por la UAB. De nadadora a triatleta.