¿Es el ciclismo causa de disfunción sexual?

0

Ya hace más de 200 años Hipócrates (460 adc- 370 adc) observó  que un pueblo nómada que vivía al norte del Mar Negro (los escitios) sufrían con mucha frecuencia el mismo problema. “ El traqueteo constante encima de sus caballos les incapacitaba para el coito ya que la mayoría  se volvían impotentes” . Afectaba curiosamente a las clases ricas a causa de la equitación , y no así a las clases bajas ya que los pobres no montaban a caballo. Por suerte hoy en día no hay distinciones de clases entre aquellos que montan en bicicleta pero sí el riesgo de sufrir problemas de este tipo como Hipócrates ya evidenció en la clase alta Escitia.

  ¿Quién hoy en día despues de una salida en bici larga no ha tenido hormigueo en el perinéo, molestias al orinar, o entumecimiento de los genitales?.

alpe 3No hay estudios comparativos concluyentes que confirmen que los ciclistas están condenados a la disfunción eréctil. Si es cierto que existe un mecanismo traumático que al montar sobre el sillín ejerce una presión sobre los nervios y vasos sanguíneos de la entrepierna que inervan y nutren los genitales. Estas estructuras se encuentran comprimidas cuando nos sentamos en el sillín, el grado de compresión será mayor o menor en función de nuestra posición en el mismo y el tipo de sillín. Todo el peso del cuerpo recae sobre las tuberosidades isquiáticas y entre ellas y el sillín se comprimen los nervios y vasos sanguíneos que van al área genital.

  Numerosos han sido los estudios que han relacionado este hecho con la disfunción eréctil pero todos han sido estudios observacionales  en los que se ha visto que en el grupo de pacientes con disfunción eréctil había un tanto por ciento importante de aficionados al ciclismo que abusaban de dicho deporte. Ha sido un tema muy controvertido, en 1997 un equipo de investigadores noruego estudió a un grupo de ciclistas de una gran prueba de resistencia típica de ese país que recorre 540 km y vieron que el 25% de los 260 encuestados tenían algún problema en la región genital ( como adormecimiento del pene) tras la carrera y un 13% impotencia  que se prolongó una semana. Por este motivo en las consultas de andrología se considera ya el ciclismo como uno de los posibles factores de riesgo .

No obstante otro estudio epidemiológico  americano publicado en el International Journal of Impotence Research sobre indicencia de trastornos de la erección evidenció que: 21% de la población normal era impotente, 11 % de los ciclistas moderados (menos de 3 horas semanales) y 17% de los ciclistas deportistas. La razón fue que en el primer grupo había mas fumadores y diabéticos, dos conocidos factores de riesgo de esa patología.

  En nuestro país en 2006 se realizó, por parte del servicio de Urología del Hospital Universitario Parc Tauli de Sabadell, un estudio en una carrera de fondo ciclista conocida por todos: la Quebrantahuesos. Se encuestaron a 907 ciclistas con varios cuestionarios con el fin de conocer el grado de disfunción sexual que se podría asociar a este colectivo. Un 65,05% no tenían disfunción eréctil, 29.66% la tenían leve, 4.63% moderada y solo 0.66% severa. La edad media de los encuestados fue de 40 años. Tras analizar los resultados no se encontró relación entre los años de ciclista, km anuales entrenados y síntomas y molestias después de la carrera , y la disfunción eréctil. Si que se observó una disfunción eréctil leve mayor que en la población general y relacionado con el peso y la edad.

  Austria 01A pesar de la controversia lo que esta claro es que lo mejor es prevenir y tomar una serie de medidas que eviten los problemas de aquí unos años. Ante todo hay que definir cuales son nuestros objetivos encima de la bicicleta, cual es la posición que se adapta mejor a nuestras condiciones y la más eficaz con un menor traumatismo para la zona, así como conocer la anatomía de nuestra pelvis. Mi consejo ponerse en manos de un especialista que determine cual es nuestra mejor posición encima de la bicicleta. Existen unos medidores llamados asómetros que miden la distancia entre las tuberosidades isquiáticas que son los puntos de apoyo de nuestra pelvis y nos ayudan a conocer la anchura del sillín que nos irá mejor. Hay también la opción de los llamados sillines antiprostáticos que evitan el traumatismo directo del mismo en la zona perineal pero siempre se han de adaptar a nuestra posición para no perder eficacia en nuestro pedaleo. No es lo mismo ir encima de una cabra, una cicloturista o una mountain bike. Es importante también en tiradas largas levantarse de la bicicleta cada x km para desentumecer la zona perineal y como no ante cualquier signo de alarma acudir a un especialista para evitar problemas mayores a largo plazo.

   Pero este no es un problema solo de hombres hay algún estudio que ha llegado a determinar un 34% de entumecimiento perineal en mujeres y esta descrita la “vulva del ciclista” 6 casos extremos de mujeres jóvenes con hinchazón crónica del labio mayor tras pedalear 460 km a la semana. Es importante en mujeres aplicar los consejos para hombres y tener en cuenta que la pelvis en más amplia con mayor distancia entre tuberosidades isquiáticas lo que no lleva a buscar sillines específicos para mujeres.

  No se trata de dejar la bici , sino de adoptar una serie de medidas preventivas, llevar a cabo un buen estudio biomecánico de nuestra posición encima de ella y como en la vida los excesos no son buenos, espaciar nuestras salidas largas en bici y ante el mas mínimo síntoma acudir a un Urólogo.

fvhrnkvkn

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Proyecto informativo y formativo del diario SPORT realizado por y para el triatleta popular. Especial atención al triatlón, swim, ciclismo y travesías