Diagnóstico : FLIPATLETA

2

La ironía y la satira para describir una realidad entre los enfermos de nuestro deporte, esos adictos que tenemos en el triatlón un modo de vida a pesar de ser conscientes de sus tremendas secuelas. Estamos ante el fenómeno ya conocido del flipatleta…

Hubo un día en que me di cuenta de la marginación que sufría respecto a los que yo creía compañeros de entreno. Para ellos era desde hacía meses algo peor que un portador de la peste bubónica que arrasaba Europa por allá en el siglo XIV.

Primero pensé que no tenía el nivel suficiente o que los colores de mi bici no combinaban con la equipación del club . Llegué a pensar en alitosis o si mis cuerdas vocales generaban al hablar algún tipo de sonido que podía molestar cuando entrenábamos …Semanas más tarde me di cuenta que  los grupos de entreno en whats app en los que estaba agregado habían sido silenciados y se crearon nuevos en los que no se me incluía. La verdad, lo estaba pasando realmente mal…

Finalmente, mi angustia me empujo a hablar con Luciano, el menos alejado de aquellos compañeros . Le debí dar tanta lástima que me confesó el motivo de mi destierro…

 – TIO ES QUE…TU NO TRABAJAS EL CORE,… ¡ASI NO SE PUEDE!

¡Tal cual!… había quedado relegado al ostracismo por no dedicar tiempo ¿AL CORE? , no creía lo que estaba escuchando con lo que apreté un poco más ….

– … TALONAS…Y NO DOMINAS NADA DE ENTRENO DE APNEA….¡ASI NO SE PUEDE!

Jodeeeeer ya ahí creía morir pero Luciano ya se había soltado…

– NO USAS ROPA COMPRESIVA, NI GAFAS FOTOCROMÁTICAS, Y TU NEOPRENO…ES DE 2011 TIO…ES QUE ASÍ…NO SE PUEDE!

Bueno, a estas alturas ya me sentía el tio más desgraciado del mundo. ¿Cómo había podido obviar aspectos tan importantes del triatlón? ¿En que momento me dejé caer de esta manera? Estaba claro que como poco merecía una cadena perpetua….pero Luciano me dio dónde más duele…una estocada en toda regla…

– ¿Y DÓNDE VAS CON BICI DE ALUMINIO CON UN TIAGRA? ¿SIN CABRA?  ¡ASI NO SE PUEDE!

¡Pam! Tocado y hundido….

Luciano había sido sincero y yo estaba asimilando mis pecados. Seguramente no merecía perdón y jamás en la vida podría entrenar con nadie…Me había quedado en el pasado en el que empezamos la primera prueba con aquella BTT a la que nos obligaron a retirar los cuernos para entrar en box.

Luciano me abrió los ojos…quiero volver a sentirme triatleta y voy a lograrlo:

Me abrí cuentas en redes sociales, visité las tiendas especializadas adquiriendo todos los productos IMPRESCINDIBLES : Calzado de natural running, gomas para las zapatillas de natural running, calcetines a juego con las zapatillas de natural running,  unas noosa que son feas de cojones, pero por lo visto hay que tenerlas…, compresivas de todo tipo, visera, gafas (fotocromáticas por supuesto), suplementación pre-, during, – post y un largo etcétera que acaba en una flamante bici de carbono “tope de gama” (con sus correspondientes acoples )…¡Y LA PUTA CABRA!

¡Ahora ya lo tenía TODO! Todo… y una deuda con la VISA que me había obligado a buscar un segundo empleo. Un trabajo a tiempo parcial  que me deja el tiempo justo para mear y dormir un poco. Eso si, estoy a la última y recibo solicitudes contínuas para ser amigo en redes sociales y participo activamente en los grupos de w’app e incluso leo asiduamente triatletasenred.com. ¡ME SIENTO TRIATLETA!

Unos meses después, no obstante he vuelto a sentir indicios de algo ya vivido…me he vuelto a sentir abandonado. Vista obligada entonces a Luciano, “el sincero”, que me ha dicho…

– TIO , ES QUE NO ENTRENAS! ¡ASI NO SE PUEDE!

imágen de portada : siemprecorriendo.com

hjbcdjfvjnfv

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Barcelona, 1975. Padre por devoción, triatléta popular de vocación Fundador y director de triatletasenred.com. Marketing Manager en IRONMAN España Profesor de Ed. Física, licenciado en Comunicación Adiovisual y Máster en edición por la ESCAC.