De nuevo es un triatleta, Pep Tatché, quien bate el récord de la hora Máster

0

El triatleta catalán Pep Tatché  batió el récord de la hora Máster en más de 1,2 km dejando la marca en 46,273 km.

Este nuevo récord se desarrolló en el Velódromo del Palma Arena de Mallorca, el mismo escenario en el reconocido triatleta Jaime Menéndez de Luarca estableció el anterior rècord de la categoría.

Pep Tatché  realizó un total de 185 vueltas en una hora con salida parda. Una prueba en la que la concentración y el físico necesario para mantener una velocidad constante y la regularidad en los tiempos de paso por vuelta fueron claves para conseguir el máximo número de vueltas.

Según las estadísticas facilitadas por el equipo del nuevo “recordman“,  la gran mayoría de vueltas fueron completadas entre los 19 y los 19,7 segundos, una regularidad sin duda fundamental para alcanzar el objetivo del triatleta catalán.

El triatleta de Sabadell utiliza ha preparado este asalto al récord de la hora a conciencia durante casi toda la temporada alternando sus entrenamientos sobre el conocido rodillo BKOOL principal base de su preparación, con el entreno en velódromo y como no, salidas en bici de carretera y BTT.

LOS DATOS


  • 25 test de 20′ en carretera acoplado a máxima potencia
  • 2 test de 30 y 40 minutos en cercas próximas a la fecha
  • Bicicleta : Ûnica de pista
  • Desarrollo 55×15
  • Rieda Delantera : Lenticular Corima + tubular Vittoria CX Pista 22 mm a 15 bar
  • Rueda trasera: Ûnica perfil 80 mm con tapas carbono IDEC + Cubierta Vittoria Pista G+ con cámara de butil a 10 bar
  • Potenciómetro Garmin Vector 2
  • Potencia media 330W
  • Revoluciones por minuto media 101
  • Frecuencia Cardíaca Media : 158 pulsaciones por minuto

EL PROTAGONISTA PEP TATCHÉ


En realidad iba tan mentalizado y lo tenía todo tan calculado que no sufrí más de lo esperado. Lo peor lo experimenté desde el minuto 30 al 50 ya que me dio por pensar que no llegaría y que algo podía fallar. En ese momento empecé a sentir dolor en la zona del perineo y en los brazos, probablemente por la posición del acople que tuve que sustituir para cumplir las normas de la UCI a sugerencia de la Real Federación Española de Ciclismo.

A partir del minuto 50 empecé a ver la luz. Iba un poco ciego y no fue hasta el minuto 56 que me automotivé para darlo todo pensando que ya nada podía fallar

 

Comentarios

comentarios

Share.

About Author