Advertisement

El jugador de rugby que hará el Ironman de Lanzarote con muletas

0

Quizá en un portal de triatlón, el nombre de Richard Webster no nos diga mucho, pero si empezamos a investigar descubriremos que fue jugador de rugby durante más de 15 años y ahora, Ironman. No tuvo una carrera fácil ya que en este tiempo sufrió más de diez operaciones de rodilla, que finalmente le obligaron a dejar este deporte y replantearse la vida.

Tras esto, Richard Webster se tomó unos meses de descanso que terminaron siendo 11 años y finalizaron cuando, viendo que su mujer comenzaba a competir en pequeños triatlones, decidió seguir sus pasos y luchar por terminar un Ironman. Una historia, quizá, como muchas otras, si no fuera porque Richard necesita de sus muletas para ayudarse a caminar por una osteoartritis severa.

El último objetivo de Richard Webster es completar el Ironman de Lanzarote, al que llega, además, después de unos últimos meses complicados. El ahora triatleta  sufrió un accidente de moto que le provocó una rotura en una costilla y un neumotórax, lo que le ha tenido en duda hasta el último momento. Como habréis podido imaginar, Richard estará en Lanzarote, aunque sea “llego de analgésicos”. Es de otra pasta.

El galés eligió Lanzarote por su dureza con el gran calor y el desnivel y porque la carrera le conviene con las muletas. Una vez más, a su lado estará Julie, su mujer, con la que siempre compite y como el dice, “mi mayor motivación y mi compañero de entrenamiento más duro”.

Hace cinco años, tras abandonar el rugby, Richard Webster pesaba 120 kilos y un especialista le auguró que su futuro pasaba por unas rodillas nuevas, pero él se empeño en demostrarle al doctor que no estaba en lo cierto. Todo cambió cuando asistió como espectador al Ironman de Gales, donde le dijo a su mujer que el año siguiente quería se finisher de la prueba. Richard animó durante 17 horas a los pros y GGEE y focalizó todo el año siguiente con un objetivo: escuchar el famoso “You are an Ironman”. Y vaya si lo consiguió.

Richard Webster asegura con humor que el único truco para completar un Ironman es “trabajo duro y unos buenos analgésicos”, en un deporte que se ha convertido en popular entre muchos exjugadores de rugby como su compañero Paul Arnold, que también estará en Lanzarote.

El galés se muestra seguro de tomar la salida y evita ser el centro de atención o querer exhibirse, sino que solo quiere demostrar a los escépticos que la artritis no es el final.  Y para convencer a los más dudosos, Lanzarote no es el final ya que después del Ironman volará a California (EEUU), donde correrá el triatlón Fuga de Alcatraz como regalo por su cumpleaños. Lo hará, como no podía ser menos, con su mujer y sus muletas.

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Alberto Soler

Madrid 1982. Empecé INEF y terminé periodismo. Ahora deportista popular por no decir globero. Cuando empecé esta aventura apenas había nadado en mi vida, no tenía bicicleta y no había corrido más de 10K... Ahora sueño con el Ironman de Lanzarote.