Un día de cada día con Mark Allen

0

Ser finisher del Campeonato del Mundo Ironman (Kona, Hawáii) no lo consigue cualquiera. Pero Mark Allen hizo historia al proclamarse seis veces campeón del mundo Ironman. Su palmarés incluye también dos subcampeonatos y un tercer puesto en esta competición. No sólo eso, sino que desde 1988 hasta 2000, Allen ganó veinte carreras consecutivas, de diferentes distancias.

Este referente del triatlón ahora tiene 57 años, reside en Santa Cruz (California, USA), y es uno de los entrenadores más respetados. Es, además, Master Coach de Ironman U.

Allen se levanta con los primeros rayos de sol. Una de las primeras tareas que hace es comprobar el correo electrónico, para leer y contestar los mensajes de los atletas a los que entrena. Acto seguido, las frías aguas del océano Pacífico en el norte de California acogen a Mark Allen para una sesión matutina de surf. Éste es uno de los métodos para “recargar energía y recibir fuerza”, como estar en contacto con la naturaleza. El surf le “conecta con el océano y es, sin duda, más divertido que una sesión de carrera a pie en pista”, bromea Allen.

Finalizada la sesión de surf, Allen vuelve a su casa, donde tiene su oficina, para trabajar en los entrenamientos de sus clientes. Y se reserva para las tardes los proyectos más grandes, como la escritura de libros, la edición de vídeos de entrenamiento, así como los talleres de planificación de los objetivos para triatletas. Además, este estadounidense promociona a una empresa sueca de zapatillas (Newton), a una bebida energética, a un fabricante de ruedas y a una empresa de neoprenos. Al atardecer, se pone a prueba en una carrera a pie o en un paseo. Asegura que le cuesta “estar sentado todo el día”.

LA FRECUENCIA CARDÍACA

Como entrenador, la filosofía que sigue Allen se basa en el entrenamiento de ciertos umbrales, basados en la frecuencia cardíaca, combinada con el modelo clásico de periodización (calentamiento- alta intensidad-vuelta a la calma).

Como explica Allen, muchos entrenadores miden el esfuerzo mediante el entrenamiento de potencia, ya sea en bici (medidores de potencia) o en la carrera a pie (ritmo de carrera); pero Allen prefiere seguir la pista de la potencia de sus atletas a través del ritmo cardíaco. Ejemplifica la idea diciendo que: “Si corres a 8:30 minutos/milla a 150 pulsaciones, y luego mantienes la frecuencia cardíaca, pero consigues correr a 7:30 minutos/milla, has logrado un avance en tu estado de forma”.

MENOS ES MÁS

Ésta es la filosofía que comparte Mark Allen. Cree que “es mucho más fácil planificar entrenamientos que van a dejar completamente exhaustos a quienes los hagan, que no proporcionarles una planificación que estimule los beneficios del fitness sin sobrecargar al atleta”. Aunque no sea la base principal, los triatletas que entrena Allen también reciben entrenamientos de intensidad exigente.

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Laura Jimenez

Pineda de Mar, 1992. Graduada en Periodismo por la UAB y alumna Máster en Medios, Comunicación y Cultura, por la UAB. De nadadora a triatleta.