Raúl Zambrana: “La burocracia me impide optar a unos Juegos Paralímpicos”

0

No fue un impedimento un accidente de moto. Tampoco una ardua y larga rehabilitación física y mental. Tampoco las más de 8 horas de competición en uno de sus mayores retos, el Desafío Doñana. Pero sí lo han sido las barreras interpuestas por la ITU (Unión Internacional de Triatlón). Desde sus inicios en el triatlón, este paratriatleta malagueño compite por imperativo legal en una categoría que no le corresponde. Una categoría donde parte en clara desventaja respecto sus rivales. Su fantasía, competir en unos Juegos Paralímpicos, podría verse truncada por esa injusticia que ahora Raúl quiere difundir. Una entrevista que, esperemos, sirva para mover hilos. Y para permitirle a Raúl optar a su gran sueño.

Te enganchas al triatlón tras ver unos vídeos de Oscar Pistorius. ¿Qué descubres con este deporte?

Antes del accidente no practicaba deporte ya que también trabajaba en un sector, la hostelería, que da poco descanso. Pero a raíz del accidente hice rehabilitación y acabé practicando triatlón porque es el deporte que más me llamó la atención. Podríamos decir que lo practico casi sin querer. Con él descubro una manera de superarte y me ayuda mucho, sobre todo cuando tienes situaciones como las mías.

En 2012 consigues uno de tus mejores resultados, un bronce en el Campeonato del Mundo de Acuatlón. ¿Cómo crees que ha ayudado ese resultado en tu progresión?

Se produce un antes y un después porque conseguir una medalla en Nueva Zelanda me abre las puertas a recibir ayudas. Es un salto adelante ya que por mi experiencia en Andalucía puedo decir que conseguir patrocinadores en nuestra comunidad autónoma es difícil. Tengo compañeros paratriatletas en otras zonas de España que lo tienen más fácil, pero en Andalucía es realmente complicado.

Como complicada es tu situación actual, donde compites en una categoría que no te pertoca. 

La distribución de los paratriatletas en diferentes categorías es un tema especialmente complicado. La decisión final la tiene la ITU y creo que no están haciendo un sistema de clasificación justo. Desde que empecé en 2011 siempre he estado compitiendo en desventaja. Tengo una amputación tibial por debajo de la rodilla pero también una movilidad del brazo derecho muy baja, y desde un inicio no he competido en igualdad de condiciones.

La lógica hace pensar que la ITU tendría que replantearse las categorías.

Claramente se vio que el sistema no era justo en la clasificación para los Juegos de Río 2016, donde se rompieron los sueños de muchos paratriatletas. En mi caso, la ITU me cambió de categoría este año sin ningún tipo de revisión previa, y han vuelto a caer en el mismo error porque no me están valorando la disfunción que sufro en el brazo. Y así es imposible optar a tener buenos resultados a nivel internacional, que es mi objetivo. Ahora mismo compito, porque así me lo mandan, en la categoría PTS:3, pero no debería estar ahí. Y ha llegado un punto en que ya no sé qué hacer.

¿Cómo afecta este problema a tu calendario de competiciones?

Sería espectacular poder ir a los Juegos Paralímpicos de Tokio pero sé que en mi categoría actual no podré ir. Para poder estar en Tokio necesito puntuar en pruebas internacionales y con mi limitación actual no es viable: debido a la nula movilidad de mi hombro, los rivales me sacarán una ventaja en el agua que luego ya será imposible remontar.

¿Y qué opciones hay ahora mismo para intentar cambiar esta situación?

La Federación Andaluza de Triatlón está trabajando en ello con un informe en inglés que quiero presentar a la ITU. No puedo tener ninguna queja hacia la FATRI, aunque sí creo que la Federación Española tendría que implicarse más y ayudarme a mover esta situación.

Con el escenario actual, Tokio parece complicado.

Sí, pero no pierdo la esperanza. Por mi parte estoy dispuesto a poner todo lo que haga falta, a volver a entrenar la cantidad de horas que hacía antes, a buscar patrocinadores… pero siempre y cuando compita en la categoría que me corresponde. Estoy en manos de la ITU.

Pese a las adversidades, has conseguido un palmarés notable. El año pasado fuiste el primer paratriatleta en completar el duro Desafío Doñana.

Un verdadero reto que exigió mucha dedicación y esfuerzo. El ciclismo fue muy bien, la natación más complicada por el hecho de nadar a contracorriente y la carrera a pie se me hizo muy dura. Correr por la arena, con la prótesis… Pero es impresionante hasta qué punto puede aguantar el cuerpo cuando parece que ya no da para más. Fueron más de 8 horas de lucha.

Campeón de España y subcampeón de Europa de duatlón en lo que llevamos de temporada. ¿Dónde más te veremos este año?

Un gran reto es completar el Ironman 70.3 Lanzarote ya que siempre es una motivación competir en la cuna del triatlón. Curiosamente, mis inicios en el triatlón fueron en media distancia, en pruebas como Marbella o Vitoria, donde acabé primero de mi categoría. Pero la media distancia es dura especialmente por la carrera a pie, ya que casi siempre acabo con alguna que otra secuela física.

A alguien que recientemente haya sufrido una lesión de amputación. ¿Qué le dirías?

Seguramente, al principio necesitará ayuda psicológica para salir adelante, necesitará hacer un reset mental. Pero más allá de eso, le aconsejaría que probara con el deporte que más le motivara ya que mi experiencia me demuestra que fue una gran ayuda. Con el deporte de por medio, encaminar nuevamente su vida. El deporte es felicidad.

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Mataró, 1992. Graduado en Periodismo por la UAB. Atleta popular o algo parecido. Amante de los deportes y de la política. Atletismo y triatlón en vena.