¿Sabes cuáles son las lesiones más frecuentes del pie del triatleta?

0

Atento a los 6 problemas más comunes y a los tratamientos necesarios que a continuación explicamos, bajo el conocimiento de Andy Barber.

¿Sabías que el pie tiene 26 huesos, 33 articulaciones y más de 100 músculos, tendones y ligamentos? Eso significa que una cuarta parte de los huesos del cuerpo están los tenemos en los pies. Los pies nos permiten andar, agachar, saltar, aguantar… y miles de acciones más. Por lo que son de vital importancia y no deben descuidarse!

Tendón de aquiles:

Este tendón se encarga de suministrar una enorme cantidad de energía elástica y de canalizar una gran cantidad de fuerza muscular al correr. Puede inflamarse por muchas razones, como por ejemplo, utilizar zapatillas con una incorrecta PIE1amortiguación, por exceso de pronación…Una de las motivos de su inflamación es el aumento de la intensidad o cantidad de entrenamiento. A modo de prevención son más que recomendables los ejercicios de fortalecimiento del pie que hemos mencionados anteriormente: llevar las zapatillas correctas,  adaptarse sensiblemente a nuevas superficies de entrenamiento…


Si ya es demasiado tarde y padeces de tendinitis en esta zona, te interesará saber cómo se puede curar. Pues bien, es una lesión difícil de resolver, por distintas causas. La ayuda y consejos de un fisioterapeuta serán indispensables. Para ayudar en la recuperación acude al especialista cuando aparezcan los primeros síntomas y para de entrenar para que la inflamación se rebaje. Estira bien y aplica hielo en la zona afectada.

Shin splints:

De acuerdo con la definición que aporta la Clínica Meds, es “una lesión en la inserción tibial del Sóleo y/o del Flexor Largo de los Ortejos en la tibia, produciéndose una rotura de las fibras de Sharpey de esos músculos”. Provoca dolor muscular y síndrome compartimental, hasta una fractura por estrés. Se puede producir debido a muchas causas, entre las que se incluyen el entrenamiento excesivo o inapropiado.

Para prevenirla, es recomendable fortalecer los pies y los tobillos, así como tener amplia movilidad, ya que se reducirá el riesgo de padecer cualquiera de estas condiciones (lesiones). Saber cuándo entrenar, cómo y cuánto será de vital importancia. Para tratar con ella, visita directa al fisio. Ya que shin splints aúna una diversidad de condiciones, se necesita topar con la causa principal de las férulas de la espinilla. Y ésta puede que no sea la mismo que la que causó este problema a un compañero.

Ampollas:

Por lo general, éstas aparecen cuando los zapatos crean fricción y, normalmente son más propensas en climas cálidos. Quizá no sea una lesión severa, de las que sea necesario acudir a un profesional de la salud para tratarla, pero son muy molestas.

700x150-verdeVamos a ver cómo prevenirlas: Lo primero de todo es asegurarse de que el calzado es adecuado y se adapta a nuestro pie. Usaremos calcetines de calidad que transpiren, que tengan costuras planas y no rocen la piel. Este tipo de prendas, las de calidad, suelen tener un relleno en áreas de alta fricción. Intenta cuidar las zapatillas, para no estrenar cada poco y hacer que el pie se tenga que adaptar muy a menudo a nuevas formas. La cura pasa por usar tiritas como las de Compeed. La inversión vale la pena. Nada de hacer estallar las ampollas… Si no hay más remedio, se usará siempre un instrumento estéril.

Uñas encarnadas:

La uña de un dedo del pie se entierra cuando ésta crece a un lado, encarnado en la piel al lado de la uña. Esto puede causar dolor, en especial al ponerse zapatos. También se le puede dar una infección con hinchazón y enrojecimiento y a veces pus. Puede causar bastante dolor, sobre todo a la hora de colocarse las zapatillas. Puede ser causada por zapatos que van demasiado apretados, por una lesión en la piel cerca de la uña del pie o por cortar demasiado las uñas de los pies.

Para curar esta situación se acudirá al médico de cabecera en el primer síntoma, ya sea dolor, enrojecimiento en el borde de la uña del pie… A nivel personal, después de cada ducha, intenta empujar un poco más hacia abajo para levantar la uña de los pies más lejos.

      Pie de atleta:

El pie de atleta (tinea pedis) es una infección por hongos parásitos que aparece cuando la piel está húmeda, cálida o irritada. Esta infección, que puede deberse a posibles hongos y levaduras, es más común entre los hombres.

Dado que el hongo necesita condiciones cálidas y húmedas para sobrevivir, para prevenir el pie de atleta trata de mantener los pies limpios, cuidar las irritaciones, evitar que sus zapatos se mantengan calientes y húmedos. Si es propenso al pie de atleta, hay polvos que se pueden utilizar para ayudar a prevenir el problema. Para curarlo se recomienda seguir un tratamiento antihongos, al mismo tiempo que mantener los pies limpios y secos. Se seguirá el tratamiento durante varios días después de que la infección parezca haber desaparecido.

Fascitis plantar:

La fascia plantar es una banda de tejido gruesa que atraviesa el arco del pie y va desde el talón hasta el antepié. Entre sus funciones están la de estabilizar, amortiguar y proveer de energía elástica al pie. El problema es que la sobrepronación, los puentes del pie altos o bajos, así como los aumentos de entrenamiento o bien el calzado gastado, pueden inflamar la fascia plantar. De ser así, el problema puede estar presente durante meses o incluso años.

El primer paso para la prevención será usar el calzado adecuado y mantener los pies en buenas condiciones, para así reducir los riesgos. Se evitarán las zapatillas excesivamente rígidas y será de especial importancia hacerse un análisis de pisada para asegurarse de que las zapatillas que se utilizarán para correr ofrecen el nivel adecuado de apoyo.

En el caso de necesitar cura para la fascitis plantar, se pueden seguir ejercicios de acondicionamiento, ya que pueden ayudar a combatir la fascitis plantar. Estirar los pies, piernas y tobillos con regularidad devendrá más que vital; así como masajear la fascia con una pelota. Todo con moderación, ya que un masaje profundo puede ser doloroso.

Foto: rehabtiva.com

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Laura Jimenez

Pineda de Mar, 1992. Graduada en Periodismo por la UAB y alumna Máster en Medios, Comunicación y Cultura, por la UAB. De nadadora a triatleta.