Muerte súbita cardíaca en deportistas: Qué debemos saber y cómo prevenirla

0

En nuestra sociedad los atletas son vistos como un modelo de salud. El perfil de deportista va desde el profesional élite hasta el aficionado con un nivel más elemental. Muchos pueden ser los motivos que conducen a la gente a realizar cualquier tipo de actividad fisica de una forma más o menos cotidiana. Desde motivaciones personales o retos a la mejora de la calidad de vida y salud.

Cuando se conoce la noticia de un caso de muerte súbita se genera una gran alarma social y tiene un elevado impacto mediático, ya que no solo afecta a  deportistas de élite sino también al deportista popular. Es por ello que existe un gran interés en su prevención.

Hay muchas causas de muerte súbita en deportistas: lesiones cerebrales vasculares previas, descompensaciones asmáticas, golpe de calor, diabetes, pero la más importante es sin duda la cardiaca. La muerte súbita cardíaca se define como un evento no traumático, no violento, inesperado y resultante de un paro cardíaco súbito encontrándose en buen estado de salud en las seis horas previas. Su incidencia asociada al deporte se sitúa entre el 0.5 y 3 por 100.000 personas y año.

La mayoría de los casos son provocados por anomalías estructurales cardiacas subyacentes que no dan síntomas y por lo tanto son difíciles de predecir, pero cada vez existe mayor conocimiento del otro grupo de causas no estructurales y que afectan a la actividad eléctrica del corazón. La mayoría  de los casos pues, se producen por una patología cardíaca de base, ya sea hereditaria o adquirida. En gente de menos de 35 años las causas más frecuentes son la miocardiopatía hipertrófica, la miocardiopatía arritmogénica, anomalías congénitas de las arterias coronarias y trastornos de la conducción eléctrica intracardiaca como el Síndrome del QT largo. En personas mayores de 35 años la patología coronaria arteriosclerótica es la causa principal, la cual se esta viendo que cada vez aparece en edades mas tempranas.

La relación causal entre el deporte y la muerte súbita cardíaca es aun motivo de controversia ya que solo hay un estudio que haya demostrado que sea más frecuente en gente que practica el deporte, que en gente no deportista. El deporte pone de manifiesto una patología de base cardiaca que no había dado ninguna manifestación hasta que se produce un trastorno del ritmo cardiaco ante el ejercicio y que acaba provocando una arritmia maligna que lleva a la muerte súbita. En resumen, el ejercicio se convierte en un generador de fenómenos arrítmicos en un sujeto con patología cardiaca de base.

La manera más eficaz para evitar el fatal desenlace que comporta una muerte súbita cardíaca es realizar una prevención activa de dos formas:

  1. Mediante la disponibilidad de desfibriladores automáticos externos en estadios y centros deportivos donde se realice una actividad deportiva, además de la presencia de personal formado en reanimación cardiopulmonar básica.
  2. El diagnóstico precoz de las cardiopatías subyacentes que podrían actuar como substrato pro arrítmico mediante la evaluación  cardiológica sistemática de los deportistas, lo que en medicina se llama screening. Existen dos modelos de screening, el Americano y el Europeo.

El americano es  el modelo que usa la American Heart Association (AHA). Consiste en una evaluación de 12-puntos relacionados con la historia familiar y personal, y exploración física. Si existe alguna anomalía en estos 12-puntos, el atleta es derivado a un especialista para más evaluaciones.

Historia familiar (Muerte súbita cardíaca prematura, enfermedad cardíaca en familiares antes de los 50 años).

Historia personal: (Soplo cardíaco, hipertensión arterial, fatiga, síncope/pre-síncope, excesiva/inexplicable disnea esfuerzo, dolor torácico en esfuerzo)

Exploración física: (Soplo cardíaco, pulso arteria femoral (descartar coartación aorta), estigmas de Sd. de Marfan, medición presión arterial).

El modelo americano no incluye un Electrocardiograma ECG  ya que según ellos y sus estudios de costo-efectividad, no resulta rentable por el alto grado de falsos positivos que produce. Un falso positivo es frecuente ya que el corazón del deportista sano tiene una serie de cambios por su adaptación al deporte que pueden parecerse a los de una cardiopatía de base de ahí que en ocasiones sea difícil diferenciarlos.

El modelo europeo es el que usa  la European Society of Cardiology (ESC) y el International Olympic Commite (IOC). Este contiene más puntos para ser evaluados, así como la inclusión de un ECG, que constituye la principal diferencia. La inclusión del ECG se basa en un estudio hecho por Corrado et al.

Estudiaron la incidencia de muerte súbita cardíaca en los atletas y los no-atletas en la región de Veneto (Italia) en el periodo de 1979 (implantación del ECG en el screening) hasta 2004. Demostraron una disminución significativa en la incidencia de MSC en los atletas de 3,9 a 0,4 por 100.000 personas año. En los no-atletas no observaron ninguna variación en la incidencia de MSC.

Actualmente se han propuesto criterios más actualizados para la interpretación de los ECG en deportistas para distinguir mejor  del que sería la adaptación fisiológica de los cambios sugestivos de una patología cardíaca de base.

En 2012 se publicó un Consenso para la prevención de la muerte cardiaca en los deportistas en Catalunya que propone un diagnostico precoz en base al tratamiento y diagnóstico precoz. Tratamiento precoz con desfibriladores automáticos externos y personal formado en reanimación cardiopulmonar y Diagnostico precoz con un programa de evaluación básica según el modelo europeo aplicable a toda la población de deportistas. Se realizaría historia clínica y exploración física siguiendo los 12 puntos de la tabla 1 además de la práctica de un ECG interpretado por personal medico cualificado para tal. Se descarta la realización de prueba de esfuerzo para que fuera más probable implementar este programa. El programa de evaluación cardiovascular avanzado además de lo anterior incluiría ecocardiograma y prueba de esfuerzo máxima debería ser aplicado a deportistas profesionales, quienes practican deportes de riesgo y/o máxima exigencia física y los mayores de 35 años.

Así pues es importante tener claros varios conceptos: existen dos grupos de edad en los que la muerte súbita cardíaca tiene un origen diferenciado y que tiene como edad limite los 35 años, es importante no solo llevar a cabo una prevención activa sino también una tratamiento precoz con unidades de desfibrilación disponibles en lugares donde se practica deporte o acontecimientos deportivos, la prevención tiene dos protocolos de actuación uno básico y otro avanzado, pero lo mas importante es que antes de empezar una actividad deportiva en la que el nivel de exigencia vaya en aumento es importante consultar con personal medico cualificado para detectar posibles anomalías que puedan desencadenar  una MSC. Solo de esta manera conseguiremos entre todos disminuir la incidencia de la misma y evitar situaciones desagradables que por desgracia algunos de nosotros ya hemos vivido en alguna competición.

Bibliografia :

1. Casa DJ, Guskiewicz KM, Anderson SA, Courson RW, Heck JF, Jimenez CC, et al. National athletic trainers’ association position statement: preventing sudden cardiac death in sports. J Athl Train. 2012;47(1):96-118.

2. Asif IM, Drezner JA. Sudden cardiac death and preparticipation screening: the debate continues-in support of electrocardiograminclusive preparticipation screening. Prog Cardiovasc Dis. 2012 Mar;54(5):445-450.

3. Halabchi F, Seif-Barghi T, Mazaheri R. Sudden cardiac death in young athletes; a literature review. Asian J Sports Med. 2011 Mar;2(1):1-15.

4.Sitges et al. Consens per a la prevenció de la mort sobtada cardiaca en els esportistes. Apunts. Medicina de l´esport 2013;48(177):35-41

@Man_Alcan

Fotos: www.que.es y www.cosasdesalud.es

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Manuel Alcantara